Inicio / Información Médica / Preguntas frecuentes

PREGUNTAS FRECUENTES

Lo primero que se debe hacer es una revisión de la prótesis auditiva para valorar si es posible reajustar el aparato a la situación auditiva actual del paciente. Es posible que la audición haya empeorado hasta el punto de no poder conseguir un buen rendimiento con estos dispositivos. En estos casos, el implante coclear podría ser una alternativa si el paciente fuera un buen candidato.

Los oídos están diseñados para eliminar la cera que segregan de manera fisiológica. Hay personas que, por la anatomía de su conducto auditivo externo, por una mayor producción de cera de lo normal o por un aumento en la descamación de la piel del conducto, pueden ser más propensas a acumular cerumen y producir tapones. El uso de los famosos bastoncillos de oídos puede ser contraproducente, ocasionando la compactación del cerumen contra el tímpano o haciendo pequeñas heridas en el conducto que sirvan de entrada a bacterias, favoreciendo la aparición de una infección. Tampoco se ha demostrado de manera rigurosa la eficacia de los distintos sprays otológicos que se dispensan en las farmacias y que pueden suponer un gasto económico innecesario. Las personas con esta patología, deben concertar citas periódicas con su otorrino, en función de la severidad de su problema, para que sea éste el que realice una limpieza meticulosa y segura del conducto auditivo.

Los primeros 10 días tras la cirugía es recomendable evitar la entrada de agua en los oídos y, a partir del décimo día, únicamente hay que evitar el agua con jabón, por lo que el paciente puede bañarse en mar o piscinas sin sumergirse más de un metro.

No es recomendable someter a un oído recién operado a cambios de presión bruscos hasta un mes después de la intervención, especialmente tras una cirugía de otosclerosis.

En efecto, los niños pequeños con problemas de audición tienden a retraerse en la guardería y a prestar menos atención que el resto de sus compañeros, lo cual influye finalmente en su rendimiento e, incluso, en el desarrollo del lenguaje, al recibir menos estímulos auditivos de lo normal. En estos casos es obligada una exploración otológica completa y un estudio audiológico exhaustivo.

Consiste en la reducción de volumen de ciertas estructuras hipertrofiadas, por medio de electrodos que se introducen en su espesor y emiten calor a muy alta frecuencia, logrando su finalidad de una forma segura, diminuyendo el riesgo de complicaciones postquirúrgicas. En el caso de la radiofrecuencia de cornetes, la cirugía puede realizarse bajo anestesia local, evitando también los posibles riesgos que implica una anestesia general.

Uno de los síntomas más frecuentes de la sinusitis es la cefalea, pero, por lo general, se acompaña de otros síntomas como sensación de presión y/o dolor facial en las zonas adyacentes a los senos, como la región malar o frontal, que suele empeorar al flexionar la cabeza hacia delante, congestión nasal importante y mucosidad verde-amarillenta (rinorrea purulenta).

El ronquido en sí no es algo grave, pero es conveniente descartar que el niño presente un síndrome de apneas obstructivas del sueño (SAOS) infantil, lo cuál sí puede conllevar complicaciones graves y ha de ser tratado a la mayor brevedad posible.

En pacientes adultos con disfonía o ronquera de meses de evolución que no mejoran a pesar de tratamiento médico, es recomendable una exploración completa de la larínge y la faringe para descartar procesos tumorales, especialmente en aquellos pacientes fumadores o con hábito enólico y si la disfonía se asocia a otros síntomas, tales como, dolor o dificultad para tragar, pérdida de peso o dificultad para respirar.

La parálisis facial es una patología que abarca un amplio abanico de posibles causas, entre las que se incluyen congénitas, postraumáticas, tumorales o infecciosas. El 75% de las parálisis faciales son secundarias a la infección del virus herpes simple tipo I (VHS-1) y reciben el nombre de parálisis de Bell. Entre el 75-95% de este tipo de parálisis se recuperan completamente con el tratamiento adecuado.